Actualización de Tratado de la virginidad de San Ambrosio

Libro intervenido con textmarker color rosa fluorescente en el que a carácter por pagina, en total 140, puede leerse: El #sexo que tengas o no tengas no debería definirnos, pero en verdad os digo hermanas que, la #virginidad no existe; son los #patriarcados.
Es una intervención no agresiva, ya que era importante que el libro original pueda leerse perfectamente.

El primer autor del libro: San Ambrosio de Milán (340-397) que dedicó una gran cantidad de escritos a las vírgenes cristianas. El valor y la constancia para resistir el mal forman parte de la personalidad de San Ambrosio, teólogo, orador y destacado Obispo de Milán, uno de los cuatro tradicionales Doctores de la Iglesia latina y uno de los Padres de la Iglesia. También debemos “agradecerle” que fue el primer cristiano en conseguir que se reconociera el poder de la iglesia por encima de la del estado.
El escrito, de Tratado de la virginidad original, está consagrado a la Instrucción de la virgen, en él se destaca el papel de la Virgen María como modelo a imitar por las vírgenes cristianas. Se puede decir que estamos ante una obra eminentemente mariológica que va a tener un gran influjo en siglos posteriores.
Ambrosio escribía: “Muy bien se puede comparar a la abeja con la virgen, así es de trabajadora, pudorosa y casta. La abeja se alimenta de rocío, desconoce las uniones sexuales, fabrica miel. El rocío de la virgen es su conversación con Dios…, su cuerpo inmaculado es el pudor virginal, los frutos de la virgen son sus palabras exentas de amargura… Cuánto deseo, hermana mía, que imites a la pequeña abeja, que se alimenta de flores, en su boca lleva el fruto y con su boca lo prepara…”